Archivos para mayo, 2011

Mi poema favorito

Publicado: 29/05/2011 en Uncategorized

Azrael nos envía otro poema. En este caso de Lord Alfred Tennyson:

Todas las cosas morirán,
El río azul claramente derrama su corriente
bajo mi ojo.
Cálido y amplio, el viento del sur
arrasa los cielos;
Una tras otra, las blancas nubes son derretidas.
Cada corazón que esta mañana late con pasión,
lleno de precaria alegría,
algún día, sin embargo, morirá.

La corriente dejará de fluir,
La brisa cesará su canto,
Las nubes no flotarán,
El corazón ardiente callará,
pues todas las cosas morirán.

Todas las cosas morirán.
La primavera será tempestad;
Oh, vanidad!
La muerte aguarda en el umbral.
Mira! todos nuestros amigos
abandonan el vino y la alegría…
Nos llaman, debemos ir.

Yace abajo, bien abajo.
El la Oscuridad debemos reposar.
Las risas alegres permanecen graves;
y el canto de las aves,
o el viento sobre la colina,
no volverán a ser oídos.
¡Oh Miseria!
¡Escuchen todos! la Muerte nos llama
mientras derramo mis versos.

La mandíbula cae,
La mejilla cálida empalidece,
Los fuertes brazos se abaten,
El hielo y la sangre se mezclan,
La mirada se vuelve rígida;
Nueve veces la campana resuena:

Vosotras, almas alegres, adiós.
La vieja Tierra nació,
como los hombres saben,
en años perdidos.
Pero la vieja Tierra morirá.
Dejad entonces que el cielo ruja
y que las azules olas azoten la costa.
Nunca veremos a través de la eternidad,
todas las sutilezas que nacen,
algún día ya no serán,
pues todas las cosas morirán.

Mi poema favorito

Publicado: 18/05/2011 en Uncategorized

Azrael nos envía este poema de Pablo Neruda:

Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.

Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,
como un sonido puro,
como un ladrido de perro,
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas,
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia.

Yo veo, solo, a veces,
ataúdes a vela
zarpar con difuntos pálidos, con mujeres de trenzas muertas,
con panaderos blancos como ángeles,
con niñas pensativas casadas con notarios,
ataúdes subiendo el río vertical de los muertos,
el río morado,
hacia arriba, con las velas hinchadas por el sonido de la muerte,
hinchadas por el sonido silencioso de la muerte.

A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta.

Sin embargo sus pasos suenan
y su vestido suena, callado como un árbol.

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.

Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba,
lame el suelo buscando difuntos;
la muerte está en la escoba,
en la lengua de la muerte buscando muertos,
es la aguja de la muerte buscando hilo.

La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante.

La historia comienza cuando Isabella Swan decide mudarse a Washington, donde vive su padre. Durante su primer día de clase, Bella se sorprende al ver a cinco estudiantes que son bellos, pálidos y se mentienen alejados de los demás.Uno de ellos, Edward Cullen, es quien le llama más la atención. Con el transcurso de los días, llega a la conclusión de que Edward es un vampiro.
Pese a esta realidad, ambos cominezan una relación. Bella es invitada a conocer a la familia de Edward. Allí aparecen James, Laurent y Victoria, tres vampiros que podrán en peligro la vida de Bella.

La joven huye, pero toma conciencia de que no ha podido librarse de James, quien intentará matarla (aunque no podrá), gracias a Edward y su familia.

Texto y fotografía: Rebeca Moreno Martín (4ºA)

Al final de un camino y al comienzo de otro, puedo escoger: retroceder para empezar de nuevo o seguir para ver que hay en este”.

Hay que pensar antes de actuar

En esta novela juvenil de Jordi Sierra y Fabra, Luciana toma una pastilla de éxtasis, la droga de diseño más de moda. Le da una subida de calor y cae en coma.

Eloy, su novio, y la policía emprenden una búsqueda contrarreloj para encontrar al que le vendió la droga. Tal vez, si logran  dar con el camello, Luciana podrá salvar la vida.

Fotos y texto: Mónica Santos (4º B), Andrea y Valentina Daza (4º A).




UNOS SEGUNDOS

Publicado: 06/05/2011 en Uncategorized

Unos segundos

Iba demasiado rápido, él iba demasiado rápido. Todo lo demás fueron solo unos segundos.

Gonzalo había decidido no beber en la fiesta para acompañarme luego a casa, yo hice lo  mismo. Íbamos los dos en el coche cantando a pleno pulmón “The way you make me feel”, era su canción favorita y siempre me la dedicaba. Sonó el móvil, era su madre, lo cogí y le dije que todo iba bien, que lo habíamos pasado genial en la fiesta, y que llegaríamos en unos minutos, unos minutos que se convertirían en una eternidad.

Antes de poder despedirme vi dos luces que se acercaban directamente hacia nosotros, al principio no le di mayor importancia, pero se acercaba tan rápido y no cambiaba la dirección, no paraban. De repente las dos luces saltaron el quitamiedos. Nos arrolló, pero no sufrimos ningún golpe grave, los dos estábamos bien. El coche se paró en seco, en mitad de la autovía. Yo quería salir lo más rápido posible de allí. Gonzalo intentó ponerse en marcha pero el coche no arrancaba. En unos segundos apareció un camión en lo alto de la colina. Se dirigía hacia nosotros. No paraba, no nos había visto. Cuando lo hizo ya era tarde, demasiado tarde para todo. Las puertas del coche se atascaron por el impacto anterior. No podíamos salir. El coche no arrancaba. Estábamos atrapados. Tenía miedo, mucho miedo. El camión intentó frenar. Pero resultó inútil. Era invierno. Había hielo en la carretera. Era una colina cuesta abajo. Intentó frenar. Pero resultó inútil. Tenía miedo, mucho miedo. Nosotros no podíamos hacer nada. El inevitable impacto sucedió y elevó al coche en el aire. Dimos vueltas una, dos, tres. Aun no sé cuantas, qué más da.

Quedamos en la carretera boca abajo. Me dolía la pierna. No sentía uno de mis brazos. No veía nada. Todo estaba oscuro. Momentos después vi una luz. Una luz que se acercaba. Noté cerca a Gonzalo y me arrastré hacia él. Necesitaba sentir su cuerpo cerca del mío. “¿Qué nos va a pasar?” Pregunté. “Nos sacarán de aquí ya lo veras, no va a pasar nada.” “Me duele mucho la pierna, Gonzalo.” “No pasa nada, no dejaré que te ocurra nada malo nunca, siempre estaré contigo.” “Tengo mucho frío.” “Recuerda que te quiero más que a nada. Recuérdalo.” Esas fueron las últimas palabras que oí, esas, fueron las últimas que él pronunció.

Momentos después me desperté en una camilla de ambulancia. Oía al sanitario decir cosas como: “No puede ser está viva, es un milagro” o “Vamos, pequeña, ya pasó todo.” No sabía dónde estaba lo veía todo borroso. No recordaba nada. Poco a poco mi memoria fue volviendo. La fiesta. El accidente. Gonzalo. ¿Dónde estaba Gonzalo? Una mano inerte al otro lado de la ambulancia me dio todas las respuestas que yo necesitaba. Pero no. No podía ser. ¿Por qué él? ¿Por qué él y no yo? No era su momento. No había llegado su hora. Quería irme con él. No llegaba a tocar su mano. Solo podía gritar de dolor. Y llorar para aliviarlo. ¿Por qué yo había sobrevivido y él no? Simplemente no era justo.

Iba demasiado rápido, él iba demasiado rápido. Todo lo demás fueron solo unos segundos.

Por: Viviendo en tu sonrisa 

Sandra Álvaro / 2º  Premio Narrativa 2011

Este libro de Stephen King trata sobre los malvados planes del mago del rey Roland, llamado Flagg. El mago mata a la reina Sasha tras dar a luz a su segundo hijo, Thomas.

Flagg tiene planeado educar a Thomas según sus malvados ideales para ponerle en contra de su hermano y matar al rey Roland e inculpar a  a Peter, el primogénito.

Recomiendo este libro ya que, aunque esté basado en la Edad Media, se trata de una historia muy innovadora y original.

Laura García de la Cueva (4º ESO A)