Archivos para 25/06/2011

La novela retoma una leyenda que Gustavo Adolfo Bécquer cita en su libro Cartas desde mi celda. De hecho, el protagonista del primer capítulo es dicho autor. Durante los 19 capítulos restantes el protagonista es su descendiente Emilio. El misterio de una joven bruja, la ultima de la saga de las brujas de Trasmoz, obsesionó a Gustavo Adolfo. También en el siglo XXI atraerá fatalmente a su descendiente que pretende escribir sobre ella. Para ello el joven Emilio se retirará a un monasterio en la zona del Moncayo. Pretende encontrar la paz necesaria para poder novelar la historia de Gorgona, la última bruja de Trasmoz. Muy pronto, se verá envuelto en una aventura donde no faltarán las muertes misteriosas, la búsqueda de libros y objetos peligrosos, las persecuciones y continuas sorpresas. La presencia de Beatriz, una bella mujer que busca una calavera de cristal que perteneció a Gorgona, hará que Emilio conozca el amor, tal y como lo entendía su ascendiente Gustavo Adolfo Bécquer. Todas las piezas de la acción se encaminan hacia un desenlace sorprendente, inesperado pero, al mismo tiempo, coherente con la lógica interna del relato.

La última bruja de Trasmoz es una excelente novela que se sostiene sobre unos personajes bien armados. Su complejidad ayuda a dotar a la intriga de profundidad psicológica. Incluso, la propia bruja se nos desvelará como un espejo infernal donde, si te miras, te devuelve la mirada. Al infierno no hay que mirarlo.

Junto a la acción trepidante, encontramos sutiles reflexiones sobre aspectos que interesaron a Bécquer y que, a los jóvenes lectores del siglo XXI, siguen interesando. Entre estas reflexiones encontramos la oposición entre lo mortal y lo inmortal. No en vano las últimas palabras de Gustavo Adolfo Bécquer fueron: “Todo mortal”. El desarrollo de la historia demostrará que no todo es mortal. Al fin y al cabo, el mundo se sostiene sobre una red oculta de enlaces motivados. Nada es casual. Todo apunta hacia la pervivencia de nuestras obras e ideas.

El comienzo de la novela, que reproduzco abajo, es un botón de muestra de la capacidad que tiene para agarrar al lector y no dejarlo escapar:

“ – ¿Quién anda ahí? – gritó aterrado Gustado Adolfo Bécquer.

Alguien venía siguiendo al escritor desde que se había internado en el bosque. Quizás desde que había salido del monasterio de Veruela.

Sí. Alguien caminaba tras él. Estaba casi seguro. Pero ¿quién?

Se detuvo y, embozado en su capa, aguantó la respiración para oír mejor las pisadas de su perseguidor.”

Anuncios

Devi, reina de los bandidos de Christel Mouchard; traducido por Elena del Amo. ZaragozaEdelvives , (Alandar; 123) pp. 209,  9,90 €.

Devi  no es una adolescente india como las demás. Con tan sólo quince años, ha abandonado la casa de su marido, un hombre mayor que la maltrata, sin importarle el desprecio de su comunidad

La novela arranca cuando ella y su hermana Shalini asisten en secreto a una fiesta prohibida, una boda en el palacio de un poderoso thakur. Las muchachas son descubiertas y castigadas severamente por su atrevimiento. Devi se da cuenta de que su única alternativa, si no quiere seguir perjudicando a su familia, es huir a la peligrosa región de los barrancos. Allí se unirá a una banda de malhechores, capitaneada por un joven llamado Vikram, que roba a los ricos para repartir el botín entre los pobres. Con la inesperada retirada de Vikram, Devi se convertirá en la reina de los bandidos. Así se trasformará en un demonio para la policía y la casta de los thakures, pero también en una diosa para el pueblo y los campesinos más humildes.

 

La obra está basada en la vida de Phoolan Devi (1963-2001), una mujer/bandida que, tras su rendición honorable, llegó a ser diputada en la época de Indira Ghandi e incluso fue propuesta en 1997 para el premio Nobel de la Paz.

El libro posee una evidente temática social: la lucha contra las desigualdades y la defensa de la desaparición del sistema de castas. Sin embargo, la autora siempre logra mantener esa enseñanza moral como telón de fondo, sin interrumpir el desarrollo de la trama. A lo largo de todas las páginas, la tesis flota como el polvo de los barrancos, sin que la obra pierda interés y atractivo. Nos encontramos, por tanto, ante una novela de acción y aventuras, pero también con un fuerte compromiso social.

La prosa de la traducción se desarrolla a buen ritmo, con frases cortas y diálogos creíbles. Además, el libro ofrece una buena caracterización de los personajes, sobre todo de la valiente y orgullosa Devi. El paisaje de los barrancos es cautivador, muy apropiado para el desarrollo y simbolismo de una historia de forajidos. Asimismo, la novela presenta una sólida estructura, con una fuerte elipsis temporal de dos años a la mitad de la narración, y con puntos de giro inesperados y emocionantes, especialmente en los capítulos finales.

En definitiva, un libro bastante ameno y entretenido, que animará a los jóvenes lectores a combatir sin armas y a seguir luchando por la igualdad, como hizo la legendaria Devi, la reina de los bandidos. La esperanza existe. El mundo, como el férreo sistema de castas, puede cambiar.